IND-24-320

La importancia de estar preparado para el cambio

Banner-Linkedin

Los directores de las grandes empresas tenían una meta para sus organizaciones: Estabilidad.

Los nuevos paradigmas asociados a la creatividad e innovación, a la rapidez como estrategia para lograr ventajas competitivas y a la información como insumo de la producción, dieron como resultado un ambiente laboral en constante evolución y una cultura organizacional de constante movimiento. La meta ahora es estar preparado para lo que venga.

Soy Fernanda Ramos y me apasiona guiar a las empresas y a las personas a través del proceso en el que se mejoran a sí mismas, soy psicóloga organizacional especializada en el área de gestión del cambio y la innovación. Veo a las empresas como organismos vivos sistémicos, que están en constante movimiento y a su capacidad de adaptarse al cambio, como el medio para ser resilientes y crecer.

El enfoque sistémico en la administración entiende que las organizaciones funcionan como organismos vivos, donde todos los componentes se relacionan, son interdependientes y se ven influenciados por el medio ambiente, lo que constituye un rompimiento del paradigma causa – efecto que es poco flexible para enfrentar los cambios y los retos del entorno. Este enfoque cree que influenciamos y somos influenciados por los sistemas de los cuales formamos parte y se enfoca en dar respuesta a la necesidad de adaptación que tienen las organizaciones de hoy. El cambio requiere movimiento y éste obliga a un reacomodo que hace que las empresas aprendan y se vuelvan resilientes. (Forrester, 2009)

Adaptarse representa un reto debido a que invita a romper con la estructura, cultura y rutinas que están impresas en la empresa, requiere una redefinición de recursos, procesos y hábitos del consumidor. Cuando se crea consciencia del cambio, se disminuye la incertidumbre, aumenta el compromiso, ya que, se entiende que todos son actores clave del resultado que va a venir y se desarrolla una nueva cultura empresarial donde cada actor tiene que salir de su zona de confort, vivir el proceso de aprendizaje y se encuentran con la oportunidad de que su talento se desarrolle en nuevos escenarios. El resultado de un manejo del cambio adecuado son empleados y una empresa empoderada y resiliente que adopta el cambio de forma efectiva y con menos impacto en productividad. Esta capacidad, no pasa por casualidad y require un acercamiento estratégico a la cultura de gestión del cambio de la empresa. Hay que entender que el nivel de gestión de cambio que tenga una empresa da el poder de cambiar sus resultados.

Existen varios agentes externos que pueden afectar a las empresas. El ambiente político es un agente externo, quizás de los menos predecibles y los líderes de la organización deben de tener en cuenta cómo los pueden impactar próximos cambios legislativos. La incertidumbre política afecta la economía, el ambiente económico afecta el rendimiento y la estabilidad, y la falta de estabilidad afecta a la operación, especialmente para las empresas que trabajan en medios globales. En un mundo lleno de cambios políticos, las empresas se han vuelto pieza clave para las reformas sociales. La clave es desarrollar la cultura de estar preparado para ello.

Hoy en día, estar abierto al cambio y volverse resilientes es la mayor ventaja competitiva. Hay que considerar todos los elementos y componentes del sistema organizacional y como se pueden reacomodar y fortalecer mutuamente, cuánto valor y qué tan poderoso puede ser entender que el cambio es la constante y es exponencial, lo que te ha funcionado hasta hoy puede ser que sea obsoleto mañana. Es clave entender porqué existe la resistencia al cambio, aprender, moverse y reacomodarse aún mejor que antes para la lograr la experiencia y la innovación.

Fernanda Ramos

Biz Developer