IND-45-320

10 practicas para lograr tus metas este 2019

Banner-Linkedin

 

Cuando inicia un nuevo año el aire está lleno de emoción y expectativa. Es común, que muchas personas hagan propósitos para el nuevo año, esperando que la vida cambie a lo largo de los siguientes meses, haciendo cosas diferentes.

La vida pasa, los días fluyen y existen factores fuera de nuestro control que pueden llegar a ser obstáculos para cumplir con nuestros objetivos. Es vital adaptarse al cambio y ser flexible. Es por esto por lo que el saber adaptarnos al cambio es importante, ya que, los propósitos u objetivos requieren de la acción y decisión para transformarse en realidad.

Desde mi perspectiva todo inicia con disciplina de pensamiento. Nuestra mente es tan brillante que todo el tiempo se enfoca en pensamientos que han funcionado en el pasado y nos hacen sentido. Lo que nosotros nos repetimos nuestra mente lo convierte en una realidad. La disciplina de pensamiento inicia cuando somos conscientes de donde estamos enfocando nuestra atención, adonde dirigimos el pensamiento y que acciones decidimos llevar a cabo que vayan acorde con nuestros valores. Para practicar la disciplina de pensamiento es importante agradecer a nuestra mente por mantenernos alerta con nuestros pensamientos y comenzar a crear nuevas realidades.

Las siguientes preguntas pueden funcionar de guía:

  • Revisar: ¿Qué resultados obtuve? y ¿Qué resultados conseguiré?

 

  • Recordar: ¿Qué acciones llevé a cabo para obtener este resultado? y ¿Qué haré diferente?

 

  • Interiorizar: ¿Qué emociones me llevaron a actuar de determinada manera? y ¿Cómo actuaré de ahora en adelante?

 

  • Hacer conciencia: ¿Qué pensamientos detonaron estas emociones? y ¿Qué pensamientos me potencializarán?

 

Hay que vivir, sentir, aceptar y movernos hacia adelante, aún cuando las cosas no van como las planeamos. El cambio se da en base a la construcción de nuevos hábitos; y los pensamientos son hábitos. La disciplina de pensamiento nos permitirá adaptarnos al cambio y practicar la flexibilidad mental.

Para construir nuevos hábitos que te permitan llegar a cumplir tus propósitos de este año. Te comparto 10 buenas prácticas de nuestros clientes:

1.  Un paso a la vez: Monitorea tus avances, reconoce cada paso que das y asegúrate de mantenerte en progreso, así des el paso más pequeño ve siempre hacia adelante.

2. Planea: Piensa que una vez que estés ejecutando tus compromisos seguramente sucederán factores que no previste. Empieza con calendarizar unos cuantos compromisos de cambio, mide tus tiempos y planea mejor la próxima ocasión.

3. Prorratea: A lo mejor te pusiste un objetivo que representa un reto bastante grande para ti, prorratea el esfuerzo y divide ese gran objetivo en objetivos más pequeños que puedas ir realizando en un período de tiempo más corto.

4. Establece un sistema de métricos: Que haga sentido para ti y que te mantenga motivado, piensa en los beneficios a corto, mediano y largo plazo que te traerá el cumplimiento de tus compromisos.

5. Herramientas: Usa las herramientas que mejor te sirvan, sobretodo, las que usas continuamente: calendario, tablero trello, recordatorios, correo, OneNote, etc.

6.  Compañeros de implementación: Hazte de aliados, un círculo de apoyo y confianza que te impulse a lograr tus objetivos.

7. Feedforward: Aprende de tus errores, perdónate y sigue adelante. Utiliza el feedforward como herramienta para asegurarte que recibes retroalimentación de tu círculo de influencia y mejoras en base a ella. Además, seguramente recibirás muy buenos consejos de su parte.

8. Actualiza tus objetivos: Es fácil perderse en el día a día y en la operación, establece diferentes fechas de chequeo a lo largo del año para regresar a tus objetivos y validar que tanto sentido siguen teniendo para ti.

9. Balance de vida: asegúrate que tus metas están alineadas con tus valores y te están acercando a ser una mejor versión de ti mismo. Además, asegura que esta mejora sea integral e impacte en todos los aspectos de tu vida.

10. Define enunciados positivos y poderosos: Piensa como si ya hubieras cumplido tus metas. Crea nuevos mantras para ti para enfocar a tu mente en la meta. Recuerda, que nuestra mente cree lo que se repite. Si eres principalmente visual, pon imágenes en tus espacios más frecuentes que te recuerden de tu meta.

Estas son solo algunas de las mejores prácticas que nuestros clientes han decidido llevar a cabo para comenzar a trabajar en nuevos hábitos. Recuerda que todo empieza con la disciplina de pensamiento, porque cuando atamos nuestras metas y objetivos a motivadores y valores propios; se vuelven nuestros, toman sentido personal y es más sencillo conseguirlos.

Nos encanta ser parte del cambio en nuestros clientes y ser sus socios estratégicos de implementación para que logren todos sus sueños. Un nuevo año es una nueva oportunidad para comenzar desde cero y te invitamos a tomar las 365 bendiciones que depara el 2019.

 

Alejandra Zárate

CPC / Business Developer